El herido ego de Caniulef.






 Que la farándula completa este girando entorno a Daniel Alcaíno y Andrés Caniulef me parece maravilloso, más aún en medio del contexto político que se vive hoy en el país. Paneles completos intentando una defensa debilucha a ciertos valores dentro de las comunicaciones y sobre “minorías en conflicto social”. Un bando en defensa acérrima por el actor Daniel Alcaíno y otro por el periodista Andrés Caniulef. El personaje ficticio de voz amanerada y lengua en descontrol contra la imagen intocable de un comunicador homosexual de apellido mapuche. Imagen intocable por ser homosexual, más que nada, y por llevar un apellido bastante conflictivo en nuestro país, pero de manera elegante, decente y silenciosa. Ese es Andrés Caniulef.  Así se ha erguido bajo la sombra del canal que alguna vez fue  católico en la televisión chilena y hoy no es más que una empresa muy exitosa en manos del neoliberal  Grupo Luksic. Un jovencito moreno de facciones indígenas, pero muy refinadas que viste ropa cara y que jamás, desde que sólo leía las noticias hasta ahora que ya ha ingresado de lleno a la farándula, se ha involucrado en polémicas como la que ya sabemos. Bastante educado y muy sofisticado, con un Facebook que sobrepasa a los 4 mil amigos y variadas fotografías de sus viajes a otros rincones del mundo, siempre tan sonriente, siempre tan bien compuesto, con una constante defensa de parte de sus admiradores y cercanos, llenando de posteos que satanizan las rutinas de Yerko Puchento y engrandecen la postura del periodista como si fuese “el defensor de los mapuches y homosexuales”. Para mí –y sé que para muchos- Andrés Caniulef no es más que un empleado correcto que, como dijo Pamela Jiles, sirve muy bien al Poder. Jamás se ha encargado de sostener un discurso pro mapuche y ni si quiera ha brillado por su defensa homosexual. Sabe sonreír muy bien y molestarse contenidamente cuando le conviene. Sabe que para continuar en ese puesto tan cómodo y poco conflictivo, lo políticamente correcto debe ser su mejor arma comunicacional. Porque hoy en nuestro país no es “correcto” referirse a los homosexuales si no es como victimas ni a los mapuches si no es como souvenir para turistas. Si bien yo ya encuentre bastante fome las rutinas de Yerco, me parece que Caniulef ha  exagerado de forma descarada y sólo se sintió, como la mayoría de las personas elegantes, decentes y silenciosas, herido en el centro de su ego, trizado en la superficie de su orgullo y quiso patalear –compuestamente- a sabiendas que la televisión completa ya lo ha levantado como la única victima. Se le ha hecho fácil esta postura “confrontacional”; su carta en El Mercurio ya la quisieran esos mapuches perseguidos por el Estado chileno en la Araucanía. A quién no se le haría fácil con todo ese respaldo de parte del Poder tratar de homofóbico y racista a un actor que, a diferencia de él, sí mantiene una postura comprometida con los conflictos sociales. Andrés Caniulef sigue sirviendo para lo que siempre se pretendió con su imagen: mostrarle a la gente que somos un país tolerante, multicultural y en vías de desarrollo con un mapuche homosexual muy conforme y feliz, porque simplemente ya no hay conflictos sexuales en nuestra política y que son solo una minoría de extremistas los que hacen ruido en el sur de el país. Con este escandalo sigue demostrando que obedece perfectamente y, una vez más, sobrepone su ego de homosexual respetable ante una guerra que no cesa en la Araucanía ¿Por qué ahora y no desde que se están matando niños en el sur a manos de la militarización? ¿Por qué así de dolido y exagerado ante un compañero de canal y no cuando ya se han asesinado travestis en el centro de Santiago? Si bien ha servido esta polémica para visibilizar una marcha mapuche y así poner a la farándula entera a cubrir un conflicto que no se había cubierto tanto hasta antes de este pataleo, debemos tener cuidado con las discusiones que se puedan generar. Con todo queda claro que no es la farándula en sí la que distrae de los problemas reales, sino estos comunicadores que sólo gritan cuando les conviene y sin profundizar realmente en el conflicto central. Andrés Caniulef no quiere que la gente no se meta con su apellido ni sexualidad porque le preocupe la homofobia y el racismo, sino más bien porque simplemente le avergüenza tener que vestirse demasiado “gay” y aun así parecer mapuche; le duele en su centro hedonista que le recuerden esa sucia mezcla que tanto se ha esforzado junto a sus jefes en hermosear.

Comentarios

  1. que lúcida la columna, te pasaste...sólo me queda una duda con el "hedonista" del final, es esa realmente la palabra?

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Eres bacán. No encuentro otra palabra que englobe mejor lo que siento ahora: una mezcla chorísima de esperanza en la humanidad, mezclada con encanto por lo bien que escribes y expresas ideas. Tienes cualquier talento.

    Estudia periodismo como dices que quieres. No lo recomiendo a nadie, pero se nota que tienes el touch. Actitud, descaro, calle. Eris de verdad y eso, cada día más, está súper escaso.

    Aguante!

    PD: Increíble entrevista la que te hicieron en el Clinic. :)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias! Da gusto escribir para gente que lee seriamente y dispuestxs a generar más criticas e imaginarios disidentes.

    ResponderEliminar
  4. Buena columna creo que tu analisis es correcto y pone las cosas en su justa medida, seguire leyendote sigue adelante cosas como esta hacen falta. Lei tu entrevista en the clinic muy valiente de tu parte.
    un abrazo estimado

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. No creo que la palabra adecuada sea hedonista,la verdad es que al utilizar otro tipo de vocablo que la gente desconoce y acepta sin buscar los significados,hace parecer todo mas sofisticado,pero no es necesario parecer sino ser,además solo especulas cosas,el referirte como sucia mezcla a nuestra raza es desacertado,todo lo que he podido leer me deja con la sensación de que tienes la necesidad de demostrar que puedes escribir algo distinto, pero en realidad dejas escrutar a una persona que solo tiene un extraño resentimiento social hacia su propio genero,donde desdeña a cuantos homosexuales conoce,espero que no sea una autobiografía donde utilizas la palabra NOBLE LABOR para referirse a ser prostituto (El puto y su fuga) ya que la palabra noble tiene otro significado.Siempre he tratado de respetar todo tipo de formas de pensar,pero me quedé con el sabor de que eres una pequeña y mala copia de Pedro Lemebel donde todo lo que escribes y no me asombra que así sea, es solo sobre sexo y nada mas,me gustaría que si existe un talento en ti lo utilices en algo realmente positivo no en despreciar y apocar todo lo que hacen los demás,entiende que este mundo aun alcanza para todos y no es necesario hablar mal de alguien para poder destacar.

    Isaacmh

    ResponderEliminar
  7. tampoco creo que la palabra adecuada sea hedonista, realmente yo hubiese puesto esnobista, centro narcisista, etc... aun así no hubiese escrito una columna que sintetice mejor lo que yo mismo pienso sobre la polémica de caniulef (que es cañulef realmente pero la ñ es más fea y parece más mapuche así es que se la cambió). Creo que faltó un poco de comprensión al señor que critica arriba porque al referirse a "sucia mezcla" se refiere a lo que caniulef según la interpretación del auto cree sucio, por lo tanto se avergüenza de ello.
    Me gustó mucho tu columna he leído poco de lo que escribes, pero me gusta. Saludos

    ResponderEliminar
  8. interesantisimo tu punto de vista, creo al igual que tu que si a Cañulef realmente le importase el conflicto mapuche u homosexual con la sociedad Establishment hace rato se le habría visto manifestándose, su pataleta es solo un acto vanidoso, el cual escuda en conflictos mas serios para tener mas interés y difusión de parte de los medios clásicos de la derecha Chilena, saludos

    ResponderEliminar
  9. Muy buena columna, muy cierto lo que dices

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Mi peñi Cañulef, no es santo de mi devoción. Pero al menos es de mi raza. Aunque yo no le he borrado la "ñ" a mi apellido.
    Creo que tu escrito demuestra algo de discriminación. (Que terrible palabra!!!)
    ¿Por que un mapuche no tendría el derecho a ser sofisticado y viajar por el mundo?
    Lo señalas como una critica, o habría que esperar que se vistiera de lana de oveja, jajaja
    Y que fuera de vacaciones a Temuco y las comunidades en conflicto.

    Eso es un estigma. Los mapuches como cualquier ser humano tenemos el derecho de hacer y no hacer los que se nos dé la gana. Tal vez me atreva a ser puto también, jajaja. Si es que alguien me paga. Mapuche, Puto, Gay. Interesante. No?

    Ahora es cierto que el Peñi en cuestión jamás ha usado la plataforma que tiene para adherirse a alguna causa (Gay/Racial). Y es criticable. Pero hay muchos que también tienen en su adn el gen mapuche, y tampoco dicen nada.
    Hay gente como Pamela Giles, que al menos yo nunca la he visto en marchas mapuches, como a la mayor parte de Santiago y Chile. Pero siempre critican, y a veces les encuentro razón y a veces no.

    Por otro lado y en una entrevista en radio cooperativa oi, que según el peñi Cañu su aporte a lucha mapuche, es mostrar con su ejemplo que alguien de origen humilde, Mapuche, puede lograr un lugar reconocible y respetable dentro de la sociedad. Puede ser válido, es su opción. ¿ O no?


    Pero ¿ Se le puede pedir a todo el mundo que haga públicas sus posturas ideológicas, políticas, intimas y sexuales?
    No sé, no lo defiendo. Pero tampoco lo voy a tapar a peñascos por eso. Si el loco quiere vivir en su burbuja y que no se metan con él, que no lo saquen del closet, así como que nadie cacha, es licito pos!.

    Ahora es obvio que el Mercurio jamás va a poner un reportaje, o incluir una carta seria de alguna comunidad mapuche y siempre va a decir la mentira del dia, tal como casi todos los medios de comunicación del sistema.

    Cañulef, es cierto es el reflejo de la sociedad que nos quieren vender.
    Sociedad que se preocupa más de los perros vagos de las calles, o de un animal maltratado ( que también es otra causa respetable), Que de los niños baleados en los campos del sur, que las mujeres mapuches humilladas y los peñis encarcelados sin un juicio justo.

    PD: Ah, una vez le saqué una foto al Cañu en la marcha de la diversidad, esas marchas de Bilz y Pap que organizan los Simonnetis y tu amigui, jajaja. Cañu estaba con sus amigos actores, fashionistas y guapos. Muy Guapos hay que decirlo.

    Ah y super interesante y respetable tu punto de vista. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que aprender a leer contextos y Caniulef aparte de "ser" mapuche es un comunicador social (periodista), por loq ue sì podemos exigirle cierto compromiso.

      Eliminar
    2. Comprension de lectura es un arte perdido

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con Sammyboy34,interesante tu punto de vista y estoy de acuerdo con lo que dices,que extraño que todos los que piensan distinto a Camilo les recomienda aprender a leer contextos,muy bien dicho hay que respetar los puntos de vista.....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario