Puto o Escort



La gran discusión de mis colegas en este momento es la diferencia importante, según ellos, entre "ser puto" y "ser escort". El primero establecido en las "partes bajas" de la ciudad, por ejemplo, Bellas Artes, Plaza de Armas; Valparaiso (sus cerros y puerto) y centro de Viña del Mar. La gran discusión para ellos es también intentar definir lo que principalmente los diferencia: la tarifa a cobrar. Porque, según ellos, es más digno y respetable el prostituto que cobra sobre 40 mil pesos y así ascendiendo ojalá hasta los 100 mil pesos en una hora de servicio. Es más valorable el prostituto que mantiene una cartera de clientes de alto nivel económico, ojalá ancianos enamoradizos que depositen toda su confianza financiera en estos trabajadores sexuales. Es mucho más respetable el prostituto si no besa en la boca y apenas deja a sus clientes tocarle la entrepiernas. Porque el ESCORT debe ante todo engañar a quienes les pagan, sin embargo, el PUTO sólo puede someterse al deseo desenfrenado de sus pobres clientes que no le pueden ofrecer más de 30 mil pesos por la hora de sexo, sexo real y ojalá con eyaculación. Es una confusión para mí escucharlos discutir sobre este tema. Yo pienso que es una simple cuestión de arribismos y competencias. Se los digo y ellos me intentan rebatir que se trata realmente de una cuestión de decencia y dignidad, porque "la prostitución es como cualquier otro trabajo que debe ser decente y digno al momento de ejercerlo". Para mí el problema sigue profundizándose en esa explicación, porque la decencia y dignidad es algo mucho más complejo que, según mi entendimiento, no tiene nada que ver con las sexualidades y todos sus derivados económicos. A las finales esa discusión es la misma que sostienen las vendedoras de ferias libres: es más respetable la que tiene patente municipal y no la que extiende su pañito en el suelo de forma ilegal. Me da risa y un poco de pudor oírlos en realidad. Prefiero no unirme tanto en su discusión, después de todo creo que a mí me agrada mucho más "ser puto" y gozar junto a mis papitos amorosos (clientes) lo que la mezcla del sexo y el dinero nos pueden otorgar, lejos de moralismos y arribismos, una cuestión de morbo y nada más. Por lo demás, el termino Escort sólo tiene qué ver con una cuestión idiomatica relacionada al primer mundo, ese mundo que ellos tanto anhelan pertenecer.

Comentarios

  1. No suelo pagar... pero a vos te buscaría y te pagaría lo que me pidieses si no fuera que estoy en Buenos Aires... Me encantás!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario