Prostituta encubierta

Me gusta cómo Valentina Roth se ha convertido en la niña mala de la farándula. Me gusta que ella misma diga que va a aprovecharse de todo este momento para ganarse sus buenos billetes. Me gusta cómo le escupe en la cara al mercado lo que el mercado le ha enseñado a ella y a todos nosotros: utilizar nuestra sexualidad para ganar dinero. Convertirse en prostitutas encubiertas, como dijo muy bien Pamela Jiles, y así escandalizar a todas esas madres conservadoras que solo quieren hijitas de vaginas reproductoras y heterosexuales. Valentina Roth es el doble opuesto de Raquel Calderón, porque mientras la hija de Raquel Argandoña pide disculpas por actitudes naturales en toda persona, Valentina Roth desobedece las órdenes de su madre y decide montar un tour por varias discos del país con un caliente show sobre un sillón. Mientras Kel Calderón hace caso a su astuta madre para limpiarse la imagen en programas pagados de Tvn manteniendo una postura bastante siútica y culposa, Valentina Roth no está ni ahí con las pataletas de sus padres y se larga a ganar dinero asumiéndose como figura hipersexualizada, como la niñita más caliente de la televisión, sin dobleces, sin disculpas. Sobre Kel Calderón sólo me cabe decir que es una lata, un pesado bostezo, una lastima verla tan expuesta por su madre y a la vez tan necesitada de ella; verla tan manipulable, sin los únicos atributos de su madre, atributos que la han mantenido en la pantalla tantos años. La pobre Kel Calderón va a tener que asumir andar siempre de la manito de su mamá si quiere seguir ganando mucho dinero. Va tener que dejarse golpear por sus pololos si quiere continuar en la palestra y, claramente como ha sido lo reiterado, seguir obedeciéndole a su trepadora madre que una señorita no besa mujeres ni se acuesta con mas de 40 hombres. Quizás ya le prohibió volver a juntarse con Vale Roth debido a su mala influencia. Quizás ya deben estar firmando otro suculento contrato para ganar millones y millones, pero siúticamente como madre e hija –eternas, juntitas, tiernuchas- mostrando sólo lo que les conviene de su vida privada. Quizás ya deben estar haciendo lo imposible por que no se sepa alguna cosita mala, alguna noticia abortable, abortable y muy abortable que pueda manchar aún más esa pulcra imagen que tanto resguardan. Creo que Valentina Roth debería raptarse a Kel Calderón y enseñarle cómo se hacen las cosas hoy en día para enriquecerse los bolsillos y que los mecanismos Argandoña ya están pasados de moda, son fome hasta el cansancio y bastante poco decorosos, mil veces peor a que te vea todo un país en cuatro sobre un sillón deseando calorcito.

Comentarios