Putas al Poder

Adriana Barrientos quiere ser diputada. Una de nuestras prostitutas encubiertas más celebres quiere formar parte de la política de nuestro país. Debo reconocer que ella no me simpatiza mucho de forma personal, pero siendo objetivo creo que cumple con todos los requisitos para ser candidata a diputada: ella ha estado involucrada con la farándula en fondo y forma, tiene muchos pero muchos seguidores que la defienden en todos lados, la conocen hasta en el pueblito más austral de nuestra franjita de tierra, sabe qué hacer para obtener los votos suficientes en cada concurso. Ya ha sido entrevistada por todos los medios posibles debido a esta noticia que nos dio. Se ha armado una polémica del mismo calibre que cuando Pamela Jiles quiso ser candidata a la presidencia: “cómo es posible que estas figuras de la frívola farándula, indecentes y arrogantes quieran meterse en política”; “mujeres tontas en la política no es aceptable”; “todos tenemos el derecho de participar en política”; “la política hace rato se mezcló con la farándula así que no es nada contraproducente que chicas de la farándula quieran candidatearse a algo”. Pues bien, si yo votara o no por Adriana Barrientos, es un asunto mío –y aún debo reflexionarlo muy bien-, pero creo que deberíamos comenzar a preguntarnos lo mismo que nos preguntamos o que debiéramos preguntarnos con cada candidato: ¿cuál sería el aporte de esta candidata nueva? Yo partiría por averiguar su sector político –quiéranlo o no, no da lo mismo si es de derecha o de izquierda o pinochetista o ultraizquierdista-, luego trataría de investigar sus relaciones morales con todo tema primordial en el desarrollo del país. Adriana Barrientos ya ha dado pistas declarando en una entrevista a La Cuarta “Deseo usar mi celebridad para poder ayudar a la gente, por eso he pensado postularme a diputada”(…)” Por ahora no hay ningún partido que me represente ni que me interese”(…)” Apoyaría el aborto y el matrimonio gay”. Ha declarado ser fanática de Michelle Bachelet y tiene bastante claro que estar sintonizada con el pueblo que la mantiene en pantalla es clave para hacer política. Alguien se preguntará si todo esto es un chiste o una situación solamente dada en nuestro país. Yo me dediqué a mirar para el extranjero y me interesó un caso en particular que vendría respaldando las decisiones de nuestras celebridades. Es Celine Bara, una actriz pornográfica que esta de candidata para diputada en Francia. Pero eso no es todo. Es algo mucho más polémico y emocionante que lo de Barrientos: Celine Bara se ha declarado "atea, comunista, libertaria y pornócrata". La actriz forma parte además de una agrupación política, fundada por ella y su marido (candidato también y productor de sus películas xxx), llamada Movimiento Ateo y Libertino (MAL). Yo simplemente hubiese querido eso acá en Chile. Que al igual que Celine Bara, inspirada en la “Cicciolina”, revolucionara realmente la clase política del país. Somos una nación cristiana, heteronormada, misógina y neoliberal; quizás estamos a años luz de tener nuestra propia actriz porno atea y comunista candidata a diputada, pero al menos tenemos ya los primero pasos de nuestra farándula criolla que intenta destronar a los mismos apernados de siempre. Quizás son chicas tontas de la farándula solamente. Quizás sólo quieren un gran espectáculo mediático. Pero estoy completamente seguro que si Adriana Barrientos resiste hasta el final con su nueva noticia, ya estaremos metiéndole los jugos de la subversiva frivolidad a la abrumadora clase política y más pronto que tarde el ejemplo de Celine Bara se verá en cientos de personajes de nuestro país. Hasta yo, como prostituto ultraizquierdista, podría candidatearme como concejal si quiera de algún rinconcito de mi país. Después de todo, nuestra familia política hace rato se está convirtiendo en una casa de putas, sólo que de malas y fomes putas trasnochadas. Pues que nuestra Barrientos les enseñe la frescura y verdadera renovación erotizando el poder.

Comentarios